Forma Farmacéutica y formulación

Indicaciones terapéuticas

Farmacocinética y farmacodinamia

Contraindicaciones

Precauciones generales

Restricciones de uso durante el embarazo y la lactancia

Reacciones secundarias y adversas

Interacciones medicamentosas y de otro género

Alteraciones en los resultados de pruebas de laboratorio

Carcinogénesis, mutagénesis, teratogénesis y sobre la fertilidad

Dosis y vía de administración

Manifestaciones y manejo de la sobredosificación o ingesta accidental

Presentaciones

Recomendaciones sobre almacenamiento

Leyendas de protección


APRESOLINA

(Hidralazina)
Vasodilatador periférico
Comprimidos, Grageas

Presentaciones en circulación

APRESOLINA 10 mg ORAL 100 CPR (C02A2)
APRESOLINA 50 mg ORAL 50 GRAG (C02A2)
RECETA
Categoría de uso en Embarazo: C

Novartis


Menu FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN

APRESOLINA* GRAGEAS:
Cada gragea contiene:
Clorhidrato de hidralazina 50 mg
Excipiente cbp 1 gragea

APRESOLINA* COMPRIMIDOS:
Cada comprimido contiene:
Clorhidrato de hidralazina 10 mg
Excipiente cbp 1 comprimido

Menu INDICACIONES TERAPÉUTICAS

Hipertensión: Como medicación complementaria junto con otros antihipertensores, como  amp;#946;-bloqueadores y diuréticos: los mecanismos de acción complementarios de tal tratamiento asociativo permiten que los fármacos produzcan sus efectos antihipertensivos a dosis bajas; además los efectos colaterales concomitantes de cada una de las sustancias se compensan parcialmente o incluso se anulan.
Insuficiencia cardiaca congestiva crónica: Como medicación complementaria en los pacientes que no respondan adecuadamente al tratamiento convencional con digital u otros fármacos inotrópicos positivos y/o diuréticos, en combinación con nitratos de efecto prolongado; por ejemplo, en caso de cardiomiopatía congestiva debida a hipertensión, cardiopatía isquémica o sobrecarga de volumen (lesiones valvulares regurgitantes, defectos del tabique auricular y ventricular).

Menu FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINAMIA

Farmacocinética: La hidralazina se absorbe rápida y completamente tras la administración oral. En el plasma sólo se encuentran pequeñas cantidades de sustancia libre y la mayor parte circula en forma conjugada, es decir, principalmente como hidrazona del ácido pirúvico. Tan sólo la llamada hidralazina “aparente”, esto es, la suma de hidralazina libre y conjugada, puede medirse confiablemente.
Las concentraciones plasmáticas máximas se alcanzan después de una hora en la mayoría de los casos.
La hidralazina administrada por vía oral está sometida a un efecto de primer paso, según la dosis (disponibilidad sistémica: 26 a 55%); este efecto de primer paso depende del tipo de acetilador que sea el paciente. Tras la misma dosis los acetiladores lentos presentan niveles plasmáticos de hidralazina “aparente” más altos que los acetiladores rápidos.
La hidralazina se fija a las proteínas plasmáticas (principalmente a la albúmina) en 88 a 90%.
La hidralazina se distribuye rápidamente por el organismo y presenta una afinidad especial por los músculos de las paredes arteriales.
La hidralazina atraviesa la barrera placentaria y pasa también a la leche materna.
El patrón de los metabolitos depende del tipo de acetilador y probablemente de lo hidroxilador que sea el sujeto. Se ha comprobado que el metabolito principal, la N-acetil-hidralazina-ftalazinona (NAc-HPZ) es un indicador relevante del fenotipo relacionado con el fármaco.
La vida media plasmática fluctúa generalmente entre dos y tres horas, pero en los acetiladores rápidos es más corta: media de 45 minutos.
En los pacientes con insuficiencia renal, la vida media plasmática se alarga hasta 16 horas con un aclaramiento de creatinina  amp;lt; 20 ml/minuto.
La edad avanzada no influye ni en la concentración sanguínea ni en el aclaramiento sistémico. Sin embargo, la eliminación renal puede resultar afectada ya que la función renal disminuye con la edad.
La hidralazina y sus metabolitos se excretan rápidamente por los riñones. En las 24 horas siguientes a una dosis oral se puede recuperar 80% aproximadamente de la misma en la orina. La mayor parte de la hidralazina se excreta en forma de metabolitos acetilados o hidroxilados, parte de los cuales están conjugados con ácido glucurónico; 2 a 14% se excreta en forma de hidralazina “aparente”.
Farmacodinamia: La hidralazina produce su efecto vasodilatador periférico al relajar directamente la musculatura lisa en los vasos de resistencia, sobre todo en la arteriolas.
El mecanismo de acción celular responsable de este efecto no se ha explicado totalmente.
En caso de hipertensión, dicha acción da lugar a un descenso de la presión arterial (más la diastólica que la sistólica) y a un incremento de la frecuencia cardiaca del volumen sistólico y del volumen-minuto cardiaco.
La dilatación preferencial de las arteriolas en comparación con las venas minimiza la hipotensión ortostática y favorece la elevación del volumen-minuto cardiaco. La vasodilatación periférica es amplia, pero no uniforme.
La irrigación esplánica, coronaria, cerebral y renal aumenta a menos que el descenso de la presión sea muy fuerte. La resistencia vascular no es afectada de modo constante en la piel y el músculo.
Puesto que la hidralazina no posee propiedades cardiodrepresoras ni simpaticolíticas, continúan actuando los mecanismos reflejos reguladores que producen el incremento del volumen sistólico y la frecuencia cardiaca. La taquicardia inducida por vía refleja, que puede manifestarse como efecto acompañante, se contrarresta mediante la administración concomitante de un beta-bloqueador.
Puede ser que el empleo de hidralazina dé lugar a retención de sodio y líquidos, causando edema y reducción de volumen urinario.
Estos efectos indeseables se previenen administrando un diurético al mismo tiempo.
En caso de insuficiencia cardiaca congestiva crónica, la hidralazina disminuye la poscarga a través de su acción primaria como dilatador arterial, por lo que se reduce el trabajo que ha de efectuar el ventrículo izquierdo, lo cual se acompaña de un incremento del volumen sistólico, la irrigación renal y el volumen-minuto cardiaco, en tanto que la presión arterial se mantiene bien o desciende sólo ligeramente.

Menu CONTRAINDICACIONES

Hipersensibilidad conocida a la hidralazina o la dihidralazina.
Lupus eritematoso sistémico (LES) idiopático y enfermedades relacionadas con el mismo.
Taquicardia grave e insuficiencia cardiaca con volumen-minuto cardiaco elevado (por ejemplo, en la tirotoxicosis).
Insuficiencia miocárdica debida a obstrucción mecánica (por ejemplo, en presencia de estenosis aórtica o mitral, o pericarditis constrictiva).
Insuficiencia cardiaca aislada del ventrículo derecho, a consecuencia de hipertensión pulmonar (cor pulmonale).

Menu PRECAUCIONES GENERALES

Advertencias: El estado “hiperdinámico” general de la circulación inducido por la hidralazina puede acentuar ciertos cuadros clínicos. Puede ser que la estimulación miocárdica provoque o agrave una angina de pecho.
Por tanto, a los pacientes con sospecha de coronariopatía o confirmación de la misma se les administrará APRESOLINA* sólo bajo protección con un beta-bloqueador, o en combinación con otros simpaticolíticos idóneos.
Es importante que la medicación b-bloqueadora comience unos días antes que la APRESOLINA*.
Los enfermos que hayan sobrevivido a un infarto del miocardio no deberán recibir APRESOLINA* hasta que se haya alcanzado una fase estabilizada después del infarto.
El tratamiento prolongado con hidralazina (es decir, la terapéutica usual durante más de seis meses) puede causar un síndrome similar al lupus eritematoso sistémico (LES), sobre todo si se han prescrito dosis superiores a 100 mg/día.
La forma leve de este síndrome se parece a la artritis reumatoide (artralgia, a veces junto con fiebre y eritema) y es reversible tras retirar la medicación. La forma grave se asemeja al LES agudo, y puede necesitarse un tratamiento prolongado con corticosteroides para que remita completamente.
Puesto que tales reacciones tienden a ser más frecuentes mientras más altas sean las dosis y más dure la medicación, y dado que su incidencia también es mayor en los acetiladores lentos, para la terapéutica de mantenimiento se recomienda aplicar la dosis mínima que sea eficaz.
Si 100 mg diarios no surten efecto clínico adecuado, se evaluará el tipo de acetilador que es el paciente.
Los acetiladores lentos y la mujeres corren mayor riesgo de que se desarrolle un síndrome similar al LES. Se hará lo posible en tales enfermos para que la dosis no supere los 100 mg diarios; se vigilará estrechamente la aparición eventual de síntomas clínicos que sugieran un síndrome similar al LES.
En cambio, los acetiladores rápidos suelen responder inadecuadamente, incluso a dosis de 100 mg al día. La dosis puede elevarse en estos pacientes con un pequeño aumento del riesgo de un síndrome similar al LES.
Durante el tratamiento prolongado con APRESOLINA* se aconseja determinar los factores antinucleares (ANF) y llevar a cabo análisis de orina a intervalos de seis meses aproximadamente.
La microhematuria y/o proteinuria, en particular junto con títulos positivos de ANF, pueden ser los signos iniciales de una glomerulonefritis inmunocompleja asociada con el síndrome similar al LES.
De manifestarse abiertamente síntomas clínicos, se suspenderá inmediatamente la medicación.
Precauciones: En los enfermos con insuficiencia renal (aclaramiento de creatinina  amp;lt;30 ml/minuto o concentración sérica de creatinina  amp;gt; 2.5 mg/100 ml o 221 micro mol/ lt.) y en los que padezcan trastornos de la función hepática, la posología o el intervalo entre las dosis se adaptará de acuerdo con la reacción clínica, a fin de evitar que se acumule la sustancia activa “aparente”.
Igual que todos los antihipertensores potentes, APRESOLINA* se empleará con precaución en los pacientes con afección cerebrovascular.
Los enfermos tratados con APRESOLINA* que sean sometidos a una operación pueden experimentar una caída de la presión arterial, en cuyo caso no debe utilizarse la adrenalina para compensar la hipotensión, ya que refuerza los efectos taquicárdicos de la hidralazina.
Cuando se instituya el tratamiento en la insuficiencia cardiaca, se actuará con suma prudencia y se mantendrá al paciente bajo estrecha vigilancia y/o control hemodinámico, para descubrir a tiempo la hipotensión ortostática o la taquicardia.
Cuando sea conveniente suspender la medicación en la insuficiencia cardiaca, APRESOLINA* se retirará gradualmente (excepto en situaciones graves, como un síndrome similar al LES o discrasia sanguínea) con objeto de impedir la precipitación y/o exacerbación de una insuficiencia cardiaca.
Efectos sobre la capacidad de conducir o manejar máquinas: APRESOLINA* puede alterar, especialmente al principio del tratamiento, las reacciones del paciente, por ejemplo, para conducir vehículos o manejar máquinas.

Menu RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA

No se han recibido hasta la fecha informes de efectos secundarios graves con APRESOLINA* durante el embarazo humano, aunque es amplia la experiencia en el tercer trimestre. Los experimentos con animales han mostrado un potencial teratógeno en los ratones.
Se evitará administrar APRESOLINA* en el embarazo antes del último trimestre, pero puede emplearse en la fase final de la gestación si no hay otra alternativa segura, o cuando la propia enfermedad acarree riesgos graves para la madre o la criatura, por ejemplo, preeclampsia y/o eclampsia.
La hidralazina pasa a la leche materna, pero los informes disponibles hasta el presente no han revelado efectos adversos en el lactante.
Las madres que tomen APRESOLINA* pueden amamantar siempre y cuando se someta o observación al lactante en lo relativo a posibles efectos secundarios inesperados.

Menu REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS

Algunos de los efectos indeseables que se enumeran más adelante, como taquicardia, palpitaciones, síntomas anginosos, enrojecimiento, cefalea, desvanecimiento obstrucción nasal y trastornos gastrointestinales, suelen aparecer al principio del tratamiento, especialmente si la dosis se aumenta con rapidez.
No obstante, tales reacciones remiten en general durante el curso de la terapéutica.
Aparato cardiovascular:
A menudo: Taquicardia y palpitaciones.
En ocasiones: Enrojecimiento, hipotensión y síntomas anginosos.
Raras veces: Edema e insuficiencia cardiaca.
En casos aislados: Alteraciones de la presión.
Sistema nervioso central y periférico:
A menudo: Cefalea.
Raras veces: Desvanecimientos.
En casos aislados: Neuritis periférica, polineuritis, parestesias (estos efectos secundarios remiten administrando piridoxina) y temblor.
Sistema musculoesquelético:
En ocasiones: Artralgia, tumefacción articular y mialgia.
Piel y anexos:
Raras veces: Eritemas.
Aparato urogenital:
Raras veces: Proteinuria, aumento de la creatinina plasmática, hematuria y asociada a veces con glomerulonefritis.
En casos aislados: Insuficiencia renal aguda y retención urinaria.
Tracto gastrointestinal:
En ocasiones: Trastornos gastrointestinales, diarrea, náusea y vómito.
Raras veces: Ictericia, hepatomegalia y función hepática anormal asociada a veces con hepatitis.
En casos aislados: Ileo paralítico.
Psique:
Raras veces: Agitación, anorexia y ansiedad.
En casos aislados: Depresión y alucinaciones.
Organos sensoriales:
Raras veces: Aumento de la lagrimación, conjuntivitis y obstrucción nasal.
Reacciones de hipersensibilidad:
En ocasiones: Síndrome similar al lupus eritematoso sistémico.
Raras veces: Reacciones de hipersensibilidad, como prurito, urticaria, vasculitis, eosinofilia y hepatitis.
Aparato respiratorio:
Raras veces: Disnea y dolor pleural.
Otros:
Raras veces: Fiebre, pérdida de peso y malestar.
En casos aislados: Exoftalmia.

Menu INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GÉNERO

El tratamiento simultáneo con otros vasodilatadores, antagonistas del calcio, inhibidores de la ECA, diuréticos, antihipertensores, antidepresivos tricíclicos y tranquilizantes mayores, así como el consumo de bebidas alcohólicas, puede reforzar al efecto hipotensivo de APRESOLINA*.
En particular, puede ser que la administración de APRESOLINA* poco antes o después del diazóxido cause una hipotensión marcada. Los inhibidores de la MAO deberán emplearse con precaución en los pacientes que tomen APRESOLINA*.
Es posible que la administración concomitante de APRESOLINA* con  amp;#946;-bloqueadores, como propranolol y otros b-bloqueadores sometidos a un fuerte efecto de primer paso, aumente su biodisponibilidad. Puede ser necesario reducir la posología de tales fármacos cuando se tomen al mismo tiempo que APRESOLINA*.

Menu ALTERACIONES EN LOS RESULTADOS DE PRUEBAS DE LABORATORIO

Raras veces: Anemia, leucopenia, neutropenia, trombocitopenia con o sin púrpura.
En casos aislados: Anemia hemolítica, leucocitosis, linfadenopatía, pancitopenia, esplenomegalia y agranulocitosis.

Menu PRECAUCIONES EN RELACIÓN CON EFECTOS DE CARCINOGÉNESIS, MUTAGÉNESIS, TERATOGÉNESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD

La hidralazina, que causa paladar hendido y malformaciones de los huesos faciales y craneales, está considerada teratogénica en los ratones a dosis veinte a treinta veces mayores que la dosificación diaria máxima de 200 a 300 mg, en el ser humano. Sin embargo, no ha sido teratogénica en las ratas y los conejos.
En un estudio vitalicio sobre carcinogenia oral en los ratones hubo un aumento estadísticamente significativo de la incidencia de tumores pulmonares (adenomas y adenocarcinomas) en los machos y en la hembras que recibieron dosis de 250 mg/kg al día (unas ochenta veces la dosificación diaria máxima en el ser humano).
En el estudio correspondiente en las ratas, con 15, 30 y 60 mg/kg al día (unas cinco a veinte veces la dosificación diaria máxima en el ser humano), se comprobó un incremento pequeño, pero estadísticamente significativo, de los nódulos hepáticos neoplásicos benignos en los machos y en la hembras del grupo tratado con la dosis mediana.
También se registró un aumento significativo de las células intersticiales (de Leyding) de los testículos en los machos del grupo que recibió la dosis alta.
Los tumores observados son comunes en la ratas de edad, y no se constató un aumento significativo en la incidencia hasta después de 18 meses de tratamiento.
La hidralazina en concentraciones tóxicas induce in vitro mutaciones de genes en organismos unicelulares y en células de mamíferos.
No se han detectado in vivo efectos mutagénicos en un gran número de estudios.
Si se toman debidamente en consideración estos hallazgos toxicológicos en animales e in vitro, la hidralazina administrada a dosis terapéuticas no parece tener un riesgo que exija limitar su empleo.
Numerosos años de experiencia clínica no han sugerido que el cáncer humano esté asociado con la toma de hidralazina.

Menu DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN

Oral.

Dosis:
Hipertensión: La dosis tiene que ajustarse siempre a las necesidades individuales del paciente, atendiendo a las recomendaciones siguientes:
Adultos: El tratamiento se instituirá con dosis bajas de APRESOLINA* que se incrementarán lentamente, según reaccione el paciente, a fin de lograr un efecto terapéutico óptimo y evitar en lo posible los efectos secundarios.
APRESOLINA* se administrará dos veces al día y la dosis inicial usual de 25 mg dos veces diarias es suficiente en general.
Esta dosificación puede aumentarse en caso necesario hasta la dosis de mantenimiento, de 50 a 200 mg. Sin embargo, la posología no debe elevarse por encima de 100 mg diarios sin haber determinado el fenotipo del acetilador (ver Precauciones y advertencias, apartado de Advertencias).
Niños: La dosis inicial recomendada es de 0.75 mg/ kg de peso corporal al día.
La dosificación puede incrementarse progresivamente a un máximo de 3.5. mg/kg de peso corporal al día, hasta obtener la respuesta deseada.
La terapéutica puede empezarse con 0.75 a 1 mg/kg de peso corporal, divididos en cuatro tomas cada seis horas, aumentándose gradualmente a 4.0. mg/ kg de peso corporal.
Insuficiencia cardiaca congestiva crónica: El tratamiento con APRESOLINA* deberá instituirse siempre en el hospital, donde los valores hemodinámicos del paciente pueden determinarse confiablemente mediante un control estricto. Luego se continuará en el hospital hasta que el enfermo se haya estabilizado con la dosis necesaria de mantenimiento.
Adultos: La posología varía considerablemente de un individuo a otro, y en general es más alta que la empleada para tratar la hipertensión.
Después de haberla establecido, la dosis eficaz media de mantenimiento es de 50 a 75 mg cada seis horas o de 100 mg dos o tres veces al día.

Menu MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACIÓN O INGESTA ACCIDENTAL

Síntomas: Las principales manifestaciones son trastornos cardiovasculares, como taquicardia acusada e hipotensión que se acompañan de náuseas, desvanecimientos y sudores y que pueden llegar al colapso circulatorio; también puede haber aparición de isquemia miocárdica con angina de pecho y arritmias cardiacas.
Otros síntomas posibles son: trastornos de la conciencia, cefalea y vómito, así como eventualmente temblor, convulsiones, oliguria e hipotermia.
Tratamiento: Como no se conoce ningún antídoto específico, además de las medidas para eliminar el fármaco del tracto gastrointestinal (primero inducción de vómitos, luego lavado de estómago; administración de carbón activado y posiblemente laxantes), el tratamiento tendrá por finalidad combatir los síntomas de la intoxicación, principalmente mediante un expansor de plasma y medidas sintomáticas.

Menu PRESENTACIONES

Caja con 50 grageas de 50 mg, para venta al público.
Caja con 100 comprimidos de 10 mg, para venta al público.
Caja con 20 comprimidos de 10 mg, para venta al público y Sector Salud clave 570.
Plazo de caducidad:
APRESOLINA* Comprimidos: 36 meses.
APRESOLINA* Grageas: 36 meses.

Menu RECOMENDACIONES SOBRE ALMACENAMIENTO

Consérvese a temperatura ambiente a no más de 30°C, y en lugar seco.

Menu LEYENDAS DE PROTECCIÓN, LABORATORIO Y REGISTRO/IPPA

Su venta requiere receta médica. No se deje al alcance de los niños. Literatura exclusiva para médicos.

Hecho en México por: NOVARTIS FARMACEUTICA, S.A. de C.V.
Calzada de Tlalpan No. 1779 Colonia San Diego Churubusco 04120 México, D.F.
* Marca registrada

Regs. Núms. 41377 y 41578, SSA IV CEAR-111435/RM2001

Última actualización: 2011-10-05