KANTREX

SOLUCION INYECTABLE
Antibiótico de amplio espectro, en infecciones sistémicas por gramnegativos

BRISTOL-MYERS SQUIBB DE MEXICO, S. de R.L. de C.V. (DIVISION BRISTOL)

DENOMINACION GENERICA

FORMA FARMACEUTICA Y FORMULACION

INDICACIONES TERAPEUTICAS

FARMACOCINETICA Y FARMACODINAMIA EN HUMANOS

CONTRAINDICACIONES

RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA

REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GENERO

ALTERACIONES EN LOS RESULTADOS DE PRUEBAS DE LABORATORIO

PRECAUCIONES EN RELACION CON EFECTOS DE CARCINOGENESIS, MUTAGENESIS, TERATOGENESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD

DOSIS Y VIA DE ADMINISTRACION

MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACION O INGESTA ACCIDENTAL

PRESENTACIONES

RECOMENDACIONES SOBRE ALMACENAMIENTO

LEYENDAS DE PROTECCION

LABORATORIO Y DIRECCION

NUMERO DE REGISTRO Y CLAVE IPPA

Menu DENOMINACION GENERICA

Sulfato de kanamicina.

Menu FORMA FARMACEUTICA Y FORMULACION

Pertenece al grupo de aminoglucósidos. La inyección de sulfato de kanamicina, solución estéril para administración parenteral, contiene respectivamente:

Sulfato de kanamicina .................... 75 y 500 mg y 1 g
Excipientes:
Bisulfito de sodio, un antioxidante .... 0.099, 0.66 y 0.45%
Citrato de sodio ............................ 0.33 y 2.2%
pH en cada dosis ajustado a 4.5 con ácido sulfúrico
Vehículo, cbp ............................... 2, 2 y 3 ml


Menu INDICACIONES TERAPEUTICAS

KANTREX* está indicado en el tratamiento a corto plazo de infecciones graves causadas por cepas de microorganismos sensibles (ver Microbiología). Deben realizarse estudios bacteriológicos para identificar los organismos causantes y determinar su susceptibilidad a la kanamicina.

El tratamiento puede establecerse antes de que se tengan resultados de la prueba de susceptibilidad.

KANTREX* puede considerarse como tratamiento inicial en las infecciones donde uno o más de los siguientes patógenos son conocidos o sospechosos: Escherichia coli, Proteus spp., (tanto indol positivo como negativo), Enterobacter aerogenes, Klebsiella pneumoniae, Serratia marcescens, Acinetobacter spp. La decisión para continuar el tratamiento con el fármaco debe basarse en los resultados de las pruebas de susceptibilidad, respuesta de la infección al tratamiento y condiciones adicionales importantes contenidos en la sección de Advertencias.

Cuando se desconoce el organismo causal en infecciones graves, KANTREX* puede administrarse como tratamiento asociado con un fármaco del tipo de la penicilina o cefalosporina antes de obtener los resultados de la prueba de susceptibilidad. Si se sospecha un organismo anaeróbico, se debe considerar emplear KANTREX* asociado con otro antrimicrobiano adecuado.

Aunque la kanamicina no es el fármaco de elección para infecciones estafilocócicas, puede estar indicada en pacientes alérgicos a otros antibióticos para el tratamiento de infecciones causadas por cepas de estafilococos susceptibles.


Menu FARMACOCINETICA Y FARMACODINAMIA EN HUMANOS

El fármaco se absorbe rápidamente después de la inyección intramuscular. En adultos con función renal normal, dosis de 7.5 mg/kg proporcionan niveles séricos medios de 3.2 µg/ml a las 8 horas. La vida media sérica es de 2.5 horas. La administración intravenosa de kanamicina durante un periodo de 1 hora proporciona concentraciones sérica similares a las obtenidas por administración intramuscular.

La kanamicina se difunde rápidamente en la mayoría de los líquidos corporales incluyendo el sinovial, peritoneal y bilis. Niveles significativos del fármaco aparecen en cordón umbilical y líquido amniótico después de la administración intramuscular en pacientes embarazadas. Aproximadamente las concentraciones de líquido cefalorraquídeo en lactantes menores son de 10 a 20% de los niveles séricos y puede alcanzar 50% cuando están inflamadas las meninges. Los estudios en pacientes adultos normales han mostrado sólo rastros de kanamicina en el líquido cefalorraquídeo. No existe información disponibles en adultos con meningitis.

El fármaco se excreta en su mayoría por medio de filtración glomerular y no es reabsorbido en los túbulos renales. Por lo tanto se obtienen concentraciones altas en la nefrona, y la orina puede contener niveles de 10 a 20 veces mayores que en las del suero. Se presenta poca o ninguna transformación metabólica. La excreción renal es extremadamente rápida. En pacientes con función renal normal, aproximadamente la mitad de la dosis administrada se depura dentro de las primeras 4 horas y la excreción se termina dentro de las primeras 24 a 48 horas de su administración.

Los pacientes con insuficiencia renal o con índice de filtración glomerular disminuida excretan la kanamicina más lentamente. Dichos pacientes pueden desarrollar niveles sanguíneos excesivamente altos, los cuales incrementan en gran medida el riesgo de ototoxicidad. En pacientes gravemente quemados la vida media puede estar significativamente disminuida y las concentraciones séricas resultantes pueden ser menores que las esperadas con la administración de mg/kg.

Microbiología: El sulfato de kanamicina es un antibiótico bactericida que actúa inhibiendo la síntesis de proteínas de microorganismos susceptibles. Es activo in vitro contra muchas cepas de Staphylococcus aureus (incluyendo cepas productoras de penicilinasa y no penicilinasa), Staphylococcus epidermidis, Neisseria gonorrhoeae, Haemophilus influenzae, Escherichia coli, Klebsiella pneumoniae, Serratia marcescens, Providencia spp., Enterobacter aerogenes, Shigella spp., Salmonella spp., Acinetobacter spp., Citrobacter freundii, Citrobacter spp. y muchas cepas de Proteus indol positivas y negativas que con frecuencia son resistentes a otros antibióticos.

Los aminoglucósidos tienen un rango bajo de actividad contra la mayoría de organismos grampositivos incluyendo al Streptococcus pyogenes, Streptococcus pneumoniae y Enterococcus.

Los estudios in vitro han demostrado que un aminoglucósido combinado con un antibiótico que interfiera en la síntesis de la pared celular (es decir penicilinas o cefalosporinas) actúa en forma sinérgica contra algunas cepas de organismos gramnegativos y enterococos (por ejemplo: Enterococcus faecalis).

La inactivación enzimática de la deoxiestreptamina es el mecanismo principal de resistencia.


Menu CONTRAINDICACIONES


KENTREX* está contraindicado en pacientes con antecedentes de hipersensibilidad a la kanamicina o a cualquiera de los componentes de la fórmula. También puede contraindicarse el uso de cualquier aminoglucósido cuando hay antecedentes de hipersensibilidad o reacción tóxica a un aminoglucósido, debido a que existe la sensibilidad cruzada y efectos acumulativos de los fármacos en esta categoría.

Advertencias: Los pacientes tratados con aminoglucósidos por cualquier vía deben estar bajo estrecha observación clínica debido a la toxicidad potencial asociada a su uso. Al igual que otros aminoglucósidos, los principales efectos tóxicos del sulfato de kanamicina resultan de su efecto en la rama auditiva y vestibular del octavo par craneal y túbulos renales.

La neurotoxicidad se manifiesta por medio de la ototoxicidad auditiva bilateral que con frecuencia es permanente y por la ototoxicidad vestibular.

La pérdida de percepción de frecuencia alta por lo general ocurre antes de la pérdida de la audición clínica y pueda detectarse por pruebas de audiometría. Pueden no existir síntomas clínicos para advertir el desarrollo de daño coclear. El riesgo de la pérdida de audición incrementa con el grado de exposición a la concentración pico elevada o a la concentración sérica final elevada y continúa progresando después de la suspensión del fármaco. Puede presentarse vértigo y ser la evidencia de daño vestibular. Otras manifestaciones de neurotoxicidad pueden incluir entumecimiento, parestesias, contracciones musculares espasmódicas y convulsiones. La insuficiencia renal puede caracterizarse por una disminución en la depuración de creatinina, presencia de células o cilindros, proteinuria, disminución de la gravedad específica de la orina o evidencia de retención de nitrógeno aumentada, o sea, aumento de BUN (nitrógeno de urea sanguíneo), nitrógeno no proteico (NPN) o creatinina sérica. La mayoría de los pacientes con nefrotoxicidad a los aminoglucósidos desarrollan azoemia no oligúrica; rara vez se presenta oliguria.

En pacientes que están recibiendo aminoglucósidos se ha reportado un síndrome similar al de Fanconi (disfunción del túbulo proximal renal) caracterizado por aminoaciduria y acidosis metabólica. La pérdida de electrólitos renales evidenciado por hipocalcemia, hipomagnesemia e hipocaliemia que puede estar asociada con parestesias, tetania, confusión y signos de Chvostek y Trousseau positivos se han reportado en rara ocasión con los aminoglucósidos. Tetania y debilidad muscular parece ser que son los efectos predominates en lactantes que desarrollan pérdida de electrólitos. Para este tipo de pacientes, debe administrarse un tratamiento adecuado para corregir el desequilibrio electrolítico.

Los riesgos graves de ototoxicidad auditiva, vestibular y nefrotoxicidad aumentan severamente en pacientes con insuficiencia renal y en aquellos que con función renal normal estén recibiendo dosis altas de aminoglucósidos o durante largos periodos.

Se debe vigilar estrechamente la función renal y del octavo par craneal, en especial en pacientes con conocimiento o sospecha de función renal disminuida al inicio del tratamiento, y también en aquellos cuya función renal al principio es normal pero desarrollan signos de disfunción renal durante el tratamiento. Las concentraciones séricas de aminoglucósidos administrados por vía parenteral deben vigilarse cuando sea factible para asegurar niveles adecuados y evitar niveles potencialmente tóxicos (ver Dosis y vía de administración).

La orina debe examinarse por la posibilidad de gravedad específica disminuida, aumento en la excreción de proteínas y presencia de células o cilindros. Debe medirse periódicamente el nitrógeno de urea sanguíneo (BUN), creatinina sérica o depuración de creatinina. Deben efectuarse audiogramas seriados, cuando sea posible, en pacientes mayores de edad, en particular los de alto riesgo. Cuando exista evidencia de ototoxicidad auditivas o vestibular (desvanecimiento, vértigo, tinnitus, zumbido en los oídos, y pérdida de la audición) o nefrotoxicidad se requiere ajustar la dosis o interrumpir el fármaco.

Se puede presentar bloqueo neuromuscular con parálisis respiratoria cuando el sulfato de kanamicina se administra por vía intraperitoneal concomitantemente con anestesia y fármacos relajantes musculares. Se ha reportado bloqueo neuromuscular después de la inyección parenteral y el uso oral de aminoglucósidos. Debe considerarse la posibilidad de bloque neuromuscular y parálisis respiratoria cuando se administran los aminoglucósidos por cualquier vía, especialmente en pacientes que están recibiendo anestésicos, agentes bloqueadores neuromusculares como la tubocurarina, succinilcolina, decametonio o en pacientes con transfusiones masivas de sangre anticoagulada con citrato.

Si se presenta un bloqueo las sales de calcio pueden reducir este fenómeno, pero puede ser necesario la respiración mecánica asistida.

El uso concomitante o secuencial sistémico, oral o tópico de kanamicina u otros fármacos potencialmente ototóxicos, nefrotóxicos o neurotóxicos, en particular ciclosporina, estreptomicina, polimixina B, bacitracina, colistina, neomicina, gentamicina, cefaloridina, anfotericina B, cisplatina, paromicina, tobramicina, amikacina, vancomicina y viomicina deben evitarse debido a que puede agregarse mayor toxicidad. Otros factores que pueden aumentar el riesgo de toxicidad son la edad avanzada y la deshidratación.

El sulfato de kanamicina no debe administrarse concomitantemente con diuréticos potentes, por ejemplo: ácido etacrínico, furosemida, meralúrido sódico, mercaptomerín sódico o manitol. Algunos diuréticos por ellos mismos pueden intensificar la toxicidad de los aminoglucósido al alterar las concentraciones antibióticas séricas y tisulares.

KANTREX* contiene bisulfito sódico, un sulfito que puede causar reacciones de tipo alérgico entre ellos síntomas anafilácticos y que ponen en peligro la vida o episodios asmáticos menos graves en ciertas personas susceptibles. La prevalencia general de la sensibilidad del sulfito en la población general se desconoce y probablemente sea baja.

La sensibilidad al sulfito se ve con mayor frecuencia en personas asmáticas que en las no asmáticas.

Precauciones:

Generales: Los antibióticos neurotóxicos y nefrotóxicos pueden ser casi completamente absorbidos de las superficies corporales (excepto de la vejiga) después de irrigación local y aplicación tópica durante los procedimientos quirúrgicos. Deben ser considerados los efectos tóxicos potenciales de los antibióticos administrados de esta manera (oto y nefrotoxicidad, bloqueo neuromuscular, parálisis respiratoria) (ver Advertencias).

Se ha reportado nefrotoxicidad después de la administración concomitante de antibióticos aminoglucósidos con algunas cefalosporinas.

Los aminoglucósidos deben ser usados con precaución en pacientes con trastornos neuromusculares como miastenia grave, parkinsonismo o botulismo del lactante, ya que estos fármacos pueden agravar la debilidad muscular debido a su efecto potencial similar al curarse en la unión neuromuscular.

Los pacientes mayores de edad pueden tener una función renal disminuida la cual puede no ser evidente en los resultados de las pruebas de monitoreo de rutina, como BUN o niveles séricos de creatinina. La medición de depuración de creatinina o un cálculo basado en monogramas publicados o ecuaciones pueden ser más útiles. La vigilancia de la función renal durante el tratamiento con kanamicina así como con otros aminoglucósido es especialmente importante en dichos pacientes.

Los pacientes deben estar bien hidratados antes del tratamiento para evtar irritación de los túbulos renales debido a las altas concentraciones de sulfato de kanamicina en el sistema excretor urinario.

Nota: El riesgo de reacciones tóxicas es bajo en pacientes bien hidratados con funcionamiento renal normal, y que reciben una dosis acumulada de menor o igual que 15 g de kanamicina o menos.

El tratamiento con kanamicina puede dar como resultado un sobrecrecimiento de cepas de organismos no susceptibles.

Si esto ocurre, debe discontinuarse la administración de kanamicina e iniciar un tratamiento adecuado.



Menu RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA


Los aminoglucósidos pueden causar daño fetal cuando se administran a una embarazada. Los antibióticos aminoglucósidos atraviesan la placenta y existen diversos reportes de sordera congénita, total, irreversible y bilateral, en niños cuyas madres recibieron estreptomicina durante el embarazo. Aunque no se han reportado efectos colaterales severos para el feto o recién nacido en el tratamiento de embarazadas con aminoglucósidos, existe el daño potencial.

Se han realizado estudios acerca de la reproducción en ratas y conejos y no han revelado evidencia de daño en la fertilidad o efectos teratogénicos. Dosis 200 mg/kg/ día en ratas y conejillos de indias embarazadas dieron como resultado disminución de la capacidad auditiva en las crías. No existen estudios bien controlados en embarazadas, pero la experiencia clínica no incluye ninguna evidencia positiva de efectos adversos en el feto. Aunque no está bien definido el riesgo, dicho conocimiento no puede excluir la posibilidad de un daño infrecuente o imperceptible al feto.

KANTREX* debe utilizarse en embarazadas sólo cuando sea estrictamente necesario.

Mujeres en etapa de lactancia: El sulfato de kanamicina se excreta en diminutas cantidades en la leche humana. Debido a que los aminoglucósidos tienen reacciones adversas severas potenciales en niños que están siendo amamantados, debe tomarse la decisión de suspender la lactancia materna o discontinuar el fármaco, tomando en cuenta la importancia que represente el fármaco para la paciente.

Uso pediátrico: Los aminoglucósidos deben utilizarse con precaución en prematuros y neonatos a término debido a la inmadurez renal de estos pacientes y la prolongación resultante de la vida media sérica de éstos fármacos.


Menu REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS


La kanamicina tiene un potencial para inducir toxicidad auditiva, vestibular, renal y bloqueo neuromuscular.

Los riesgos son mayores para los pacientes con antecedentes actuales o pasados de insuficiencia renal, especialmente si se requiere hemodiálisis para aquellos que están recibiendo tratamiento concomitante o secuencial con otros fármacos ototóxicos, nefrotóxicos o agentes de rápida acción diurética administrados intravenosamente (ácido etacrínico, furosemida y manitol) y para pacientes tratados durante periodos prolongados o con dosis más altas que las recomendadas (ver Advertencias y precauciones).

Ototoxicidad: Los efectos tóxicos de la kanamicina en el octavo par craneal pueden dar como resultado una pérdida de la audición parcial reversible o irreversible bilateral, pérdida del equilibrio o ambos. El tinnitus y vértigo pueden no experimentarse. El daño coclear por lo general se manifiesta al inicio por pequeños cambios en los resultados de la audiometría a frecuencias altas y puede no asociarse con pérdida subjetiva de la audición. La disfunción vestibular por lo general se manifiesta por nistagmus, vértigo, náusea, vómito o síndrome de Ménière agudo (ver Advertencias y precauciones).

Nefrotoxicidad: Se han reportado albuminuria, presencia de eritrocitos y leucocitos, cilindros granulosos, azoemia y oliguria. Los cambios en la función renal generalmente son reversibles cuando se suspende el fármaco. La insuficiencia renal se caracteriza por una elevación en la creatinina sérica y puede estar acompañada de oliguria, presencia de cilindros, células y proteínas en la orina, elevación de niveles de BUN (nitrógeno ureico sanguíneo) o disminución en la depuración de creatinina (ver Advertencias y precauciones).

Bloqueo neuromuscular: Puede presentarse parálisis muscular aguda y apnea después del tratamiento con antibióticos aminoglucósidos. La neurotoxicidad puede manifestarse después de instilación intrapleural e intraperitoneal de grandes dosis de un aminoglucósido; sin embargo la reacción se ha presentado después de la administración intravenosa, intramuscular y oral de estos agentes (ver Advertencias y precauciones).

Otros: La irritación local o dolor puede manifestarse después de la aplicación intramuscular de kanamicina. Otros eventos adversos del fármaco que se han reportado en raras ocasiones son: exantema, fiebre por el fármaco, cefalea, parestesia, náusea, vómito y diarrea. Además se ha reportado con tratamientos prolongados, un “síndrome de mala absorción” caracterizado por un incremento de grasa en heces, disminución en el caroteno sérico y una caída en la absorción de xilosa.


Menu INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GENERO


Ver Precauciones respecto al uso de concomitante de diuréticos potentes, el uso concomitante o secuencial de otro antibiótico neurotóxico o nefrotóxico y para cualquier otra información esencial.

Una mezcla in vitro de un antibiótico aminoglucósido con un β-lactámico (penicilina o cefalosporina) puede dar como resultado una inactivación mutua significativa. Incluso cuando estos fármacos se administran por separado y por vías diferentes, se ha reportado una reducción en la vida media sérica del aminoglucósido o en los niveles séricos en pacientes con insuficiencia renal y en algunos con función renal normal.

Por lo general, dicha inactivación de los aminoglucósidos es clínicamente significativa sólo en pacientes con insuficencia renal grave. La inactivación entre antibióticos aminoglucósidos y β-lactámicos puede continuar en muestras de líquidos corporales recolectadas para análisis, dando como resultado lecturas bajas falsas de aminoglucósido. Dichas muestras deben manejarse adecuadamente, es decir, procesarlas con rapidez, congelarlas o tratarlas con β-lactamasa.

El tratamiento concomitante con cefalosporinas puede elevar falsamente las determinaciones de creatinina.


Menu ALTERACIONES EN LOS RESULTADOS DE PRUEBAS DE LABORATORIO


Pruebas de funcionamiento del octavo par craneal: Se sugieren audiometrías seriadas particularmente cuando la función renal está dañada o se requiere un tratamiento prolongado con aminoglucósidos.

Estas pruebas deben repetirse periódicamente después del tratamiento si existe evidencia de déficit de la audición o anomalías vestibulares antes o durante el tratamiento, o cuando es inevitable el uso consecutivo o concomitante de otro fármaco ototóxico en potencia.

Pruebas de funcionamiento renal: Ya que la función renal puede alterarse en forma considerable durante el tratamiento, el funcionamiento renal debe probarse diariamente. El índice de depuración de creatinina (ya sea medido cuidadosamente o calculado por medio de nomogramas publicados o ecuaciones basadas en la edad, sexo, peso corporal y concentraciones de creatinina seriadas del paciente) y la concentración de creatinina sérica son mejores que el BUN. Es deseable practicar pruebas con mayor frecuencia si está cambiando la función renal. Si aparecen signos de irritación renal en el examen de orina, como cilindros, leucocitos o eritrocitos y albúmina, debe aumentarse la hidratación y puede ser conveniente reducir la dosis (ver Dosis y vía de administración). Estos signos usualmente desaparecen cuando termina el tratamiento. Sin embargo, si se presenta azoemia o una disminución progresiva del gasto urinario, debe suspenderse el tratamiento.


Menu PRECAUCIONES EN RELACION CON EFECTOS DE CARCINOGENESIS, MUTAGENESIS, TERATOGENESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD


No se han hecho estudios con kanamicina para determinar sus efectos en carcinogénesis, mutagénesis y alteraciones sobre la fertilidad.


Menu DOSIS Y VIA DE ADMINISTRACION


La inyección de kanamicina puede administrarse por vía intramuscular o intravenosa. Debe obtenerse antes del tratamiento el peso del paciente para calcular la dosis correcta. La dosis en pacientes obesos debe basarse en un estimado de masa corporal magra.

El estado de la función renal deberá determinarse por medio de la medición de la concentración de creatinina sérica o el cálculo del índice de depuración de creatinina endógena. La función renal debe volver a valorarse frecuentemente durante el tratamiento.

Es recomendable medir tanto el pico como la concentración sérica final de manera intermitente durante el tratamiento ya que éstas se utilizan para determinar la suficiencia y seguridad de la dosis y para ajustarla durante el tratamiento.

Deben evitarse las concentraciones séricas pico (de 30 a 90 minutos después de la inyección) superiores a 35 µg/ml y concentraciones finales (justo antes de la siguiente dosis) superiores a 10 µg/ml.

En pacientes con insuficiencia renal, es deseable que sigan el tratamiento por medio de determinaciones séricas adecuadas. Si esto no es factible en pacientes con disfunción renal, un método indicado es reducir la frecuencia de la administración. El intervalo entre dosis se puede calcular con la siguiente fórmula: Creatinina sérica (mg/100 ml) x 9 ≡ Intervalo de dosis (en horas), por ejemplo: si la creatinina sérica es de 2 mg/100 ml, la dosis recomendada (7.5 mg/kg) debe administrarse cada 18 horas.

Los cambios en la concentración de creatinina durante el tratamiento por supuesto que puede necesitar modificaciones en la frecuencia de la dosis.

La duración usual del tratamiento es de 7 a 10 días. La dosis diaria total por cualquier vía de administración no debe exceder 1.5 g/día. Si se requiere un tratamiento más largo, es particularmente importante medir el pico y las concentraciones séricas finales de kanamicina como base para determinar la suficiencia y seguridad de la dosis. Estos pacientes deben vigilarse con cuidado por los cambios en la función renal, auditiva y vestibular. La dosis debe ajustarse según sea necesario. Los riesgos de toxicidad se multiplican según se prolongue el tratamiento.

A la dosis recomendada, las infecciones no complicadas debida a organismos susceptibles a kanamicina deben responder al tratamiento en 24 a 48 horas.

Si no se presenta una respuesta definitiva al tratamiento dentro de los primeros 3 a 5 días, debe suspenderse y hay que volver a revisar el patrón de susceptibilidad del antibiótico.

La falta de respuesta de la infección puede deberse a resistencia del organismo o a presencia de un foco séptico que requiera drenaje quirúrgico.

No se ha establecido la seguridad del tratamiento con aminoglucósidos durante más de 14 días.

La inyección de sulfato de kanamicina no debe mezclarse físicamente con otros agentes antimicrobianos, pero cada uno debe administrarse por separado de acuerdo con su vía de administración y esquema de dosificación recomendado.

También se ha reportado que la kanamicina es incompatible con la anfotericina, barbitúricos, colistina, heparina, hidrocortisona, nitrofurantoína, algunas fenotiacidas, fenitoína, sulfisoxazol y algunos electrólitos (calcio, magnesio, citrato y fosfato) (ver Precauciones).

Administración intravenosa: La dosis no debe de exceder de 15 mg/kg/día y administrarse lentamente. La solución para uso intravenoso se prepara agregando el contenido de un vial de 500 mg en 100 a 200 ml de diluyente estéril como cloruro de sodio al 0.9% o inyección de dextrosa al 5% o el contenido de un vial de 1 g en 200 a 400 ml de diluyente estéril. La dosis adecuada se administra durante un periodo de 30 a 60 minutos. La dosis total diaria debe dividirse por igual en dos o tres dosis.

En pacientes pediátricos la cantidad de diluyente empleado debe ser lo suficiente para instilar el sulfato de kanamicina durante un periodo de 30 a 60 minutos.

Vía intramuscular: Inyectar profundamente en el cuadrante superior externo del músculo glúteo. La dosis recomendada para adultos o niños es de 15 mg/kg/día dividida en dos dosis por igual a intervalos iguales, es decir 7.5 mg/kg cada 12 horas.

Si se desean niveles sanguíneos continuos y elevados, la dosis diaria total de 15 mg/kg debe administrarse en dosis divididas por igual cada 6 u 8 horas.

El tratamiento de pacientes con de peso más elevado, o sea  amp;gt; 100 kg, no debe exceder 1.5 g/día.

Uso intraperitoneal: Después de la exploración de una peritonitis establecida o contaminación peritoneal por material fecal durante cirugía:

Tratamiento en aerosol: 250 mg dos a cuatro veces al día. Retirar 250 mg (1 ml) del vial de 500 mg y diluirlo con 3 ml de cloruro de sodio al 9% y nebulizar. Los niveles séricos deben monitorearse cuidadosamente durante el tratamiento.

Otras vías de administración: La inyección de KANTREX* en concentraciones de 0.25% (2.5 mg/ml) se ha utilizado como una solución para irrigar las cavidades de abscesos, espacio pleural, peritoneo y cavidades ventriculares.

La posible absorción de KANTREX* por dichas vías debe considerarse y deben realizarse los ajustes a la dosis para que no se exceda la dosis máxima total de 1.5 g/día por todas las vías de administración.

Los niveles séricos deben vigilarse cuidadosamente durante el tratamiento.

Uso en pediatría:

Guía de dosificación para KANTREX* en pediatría
(75 mg/2 ml)

Peso en kg

Dosis diaria

mg

ml

1.00

15.0

0.4

1.25

18.0

0.5

1.50

22.5

0.6

1.75

26.2

0.7

2.00

30.0

0.8

2.25

33.8

0.9

2.50

37.5

1.0

2.75

41.2

1.1

3.00

45.0

1.2

3.50

52.5

1.4

4.00

60.0

1.6

4.50

67.5

1.8

5.00

75.0

2.0


Menu MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACION O INGESTA ACCIDENTAL


En caso de sobredosis o reacción tóxica, la hemodiálisis o diálisis peritoneal son útiles para eliminar la kanamicina de la sangre. En el recién nacido, también puede considerarse la exsanguineotransfusión.


Menu PRESENTACIONES


Frasco ámpula con 75 mg de sulfato de kanamicina.

Frasco ámpula con 500 mg de sulfato de kanamicina.

Frasco ámpula con 1 g de sulfato de kanamicina.


Menu RECOMENDACIONES SOBRE ALMACENAMIENTO


Consérvese en lugar fresco y seco.

Ocasionalmente algunos viales pueden obscurecerse durante el almacenamiento del producto, pero esto no indica pérdida de la potencia.

Los fármacos parenterales deben inspeccionarse visualmente para las partículas siempre y cuando lo permita el envase y la solución.


Menu LEYENDAS DE PROTECCION


Su venta requiere receta médica.


Menu LABORATORIO Y DIRECCION


BRISTOL-MYERS SQUIBB DE MEXICO, S. de R.L. de C.V.
(DIVISION BRISTOL)
Av. Revolución Núm. 1267
Colonia Tlacopac
01040 México, D.F.
* Marca registrada


Menu NUMERO DE REGISTRO Y CLAVE IPPA


Regs. Núms. 53508 y 63787, SSA
GEA-17185/95/IPPA